• Facebook
  • Twitter

Ejercicio Profesional • Registro de Instrumentos Privados

Registro de Instrumentos Privados

Arancel $ 220 que se abonan al comenzar el trámite por cada instrumento a registrar.
Pacto de Cuota Litis y Convenio de Honorarios sin cargo para matriculados.

- Formulario solicitud de registración de Instrumentos Privados

- Formulario solicitud de registración de Testamentos Ológrafos

- 'El registro de Instrumentos Privados y la fecha cierta', por el doctor Gustavo A. R. Cultraro



Requisitos para registrar instrumentos privados

a) Para instrumentos privados en general:

  • Cláusula contractual expresa autorizando su registración por matriculado del Colegio Público.
    Ejemplo: '...Queda autorizado el/la Dr./a T°... F°... a registrar un ejemplar del presente instrumento en el Registro de Instrumentos Privados del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal...'.
  • Expedición del Instrumento a registrar en tantos ejemplares originales como partes intervengan, más un ejemplar adicional en original para depositar en el Registro y otro original para el matriculado. Dichos ejemplares, deberán ser presentados en su totalidad a fin de proceder a la emisión de la constancias de registración pertinentes.
    Ejemplo: '... En prueba de conformidad se firman cuatro ejemplares originales de un mismo tenor y a un sólo efecto: uno para cada una de las partes, uno para el letrado intervinienty un cuarto original para su registro y depósito en el Registro de Instrumentos Privados del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. En Buenos Aires...'.
  • Completar los datos de la solicitud de registro (para obtener el formulario presione aquí).
  • Firma obligatoria de la solicitud por matriculado del Colegio autorizado en el instrumento.

b) Para testamentos ológrafos:

  • Si se optara por su registro en 'sobre cerrado' se deberá completar en el mismo los requisitos del artículo 8° del Reglamento del Registro.
  • Completar los datos de la solicitud de registración (para obtener el formulario presione aquí.)
  • Firma obligatoria del testador y del matriculado autorizado en la solicitud de registración.
  • Fotocopia del DNI del Testador

  • Reglamento del Registro de Instrumentos Privados del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.

    1.- Créase el REGISTRO DE INSTRUMENTOS PRIVADOS DEL COLEGIO PÚBLICO DE ABOGADOS DE LA CAPITAL FEDERAL.

    2.- El Registro debe estar a cargo del Presidente y Secretario del Colegio, quienes llevarán los libros de fojas numerados y que estarán rubricados por los mismos.

    3.- En el libro de registro se procederá a anotar por riguroso orden de ingreso todo instrumento privado que los colegiados entreguen y que se incorporan a protocolos de 500 fojas cada uno de ellos.

    4.- La anotación se limitará a consignar: a) Datos del letrado que entrega el instrumento; b) naturaleza del mismo (contrato, convenio, reconocimiento, etc.); c) nombre, apellido, domicilio, y documentos de las partes que suscriben el instrumento; d) fecha de celebración del instrumento; a) fecha y hora de entrega del instrumento en el Colegio.

    5.- El instrumento que pretenda registrarse como tal deberá contener una cláusula que exprese que se expiden tantos ejemplares como partes intervinientes y una más para ser registrada en el Registro de Instrumentos Privados del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Además de consignar el nombre, apellido, domicilio y matrícula del abogado autorizado para registrarlo y para suscribir el acta que se labre en el Libro de Registro.

    6.- El abogado al que se comisione el registro de un instrumento privado deberá cumplir esta obligación dentro de un plazo no mayor de cinco días hábiles administrativos de la recepción del instrumento. Su incumplimiento generará las responsabilidades profesionales a que hubiere lugar.

    7.- El instrumento que se registre llevará una nota al pie, suscripta por el Presidente y Secretario del Colegio, donde conste la registración del instrumento. Una fotocopia simple del mismo y la nota a que se refiere el párrafo que antecede será entregada al letrado firmada por el Secretario del Colegio, como prueba de su recepción y registración.

    8.- En el supuesto que el instrumento privado que se pretenda registrar consista en un testamento ológrafo, el mismo puede ser entregado en un sobre cerrado, donde deber constar los siguientes datos: a) nombre, apellido, domicilio y documento del testador, b) nombre, apellido documento del albacea si hubiere, c) fecha del testamento, d) nombre, apellido, domicilio, documento de identidad y matrícula del letrado que junto con el testador presenten el sobre que estará firmado por ambos. El encargado del registro entregará al letrado y testador constancia fiel y detallada de lo anotado en el Libro de Registro. En cualquier tiempo el testador podrá poner en conocimiento del registro, por escrito y con patrocinio letrado, todo acto posterior que modifique, revoque o agregue al testamento o codicilo, comunicaciones que deberán ser asentadas en el registro.

    9.- El registro de Instrumentos Privados será de carácter reservado, pudiendo dar informes o extender copias certificadas solamente a las partes intervinientes, al letrado que presentó el instrumento ya requerimiento judicial. En caso de registración de testamentos ológrafos sólo tendrá acceso a información sobre el mismo el testador. Si se acreditara su fallecimiento, la información o entrega de la documentación registrada se efectuará únicamente a requerimiento judicial.

    10.- Todas las funciones que por este Reglamento se asignen al Presidente y Secretario del Colegio podrán ser delegadas por resolución del Consejo Directivo en otros funcionarios.

    11.- Por cada instrumento que se registra la parta abonará el arancel por el valor que fije anualmente el Consejo Directivo, en concepto de prestación de servicios.

    12.- El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal no se pronuncia, ni califica la validez jurídica de los instrumentos privados que se incorporen al registro que por este acto se crea.

Consejo Directivo, sesión N° 24 del 25 de noviembre de 1996, y sesión N° 33 deI 3 de marzo de 1997.


El Registro de Instrumentos Privados y la fecha cierta, por Gustavo A. R. Cultraro

El Registro de Instrumentos Privados abre el espectro normativo, creando nuevas formas de dotar a los instrumentos privados del 'grado de publicidad' necesario a los fines de lograr mayor rigurosidad probatoria en el plano de la oponibilidad a terceros.

Independientemente de la función ratificatoria de nuestras incumbencias profesionales que implica el nacimiento de este registro, ya que resulta de su esencia la necesidad de reafirmar la importancia que representa que los instrumentos a registrar requieran la participación de los abogados como garantes de la seguridad del tráfico jurídico al intervenir en la génesis creadora de los mismos, es obvio que también se dotará a tales instrumentos de un nuevo 'rol' al permitirles tener fecha cierta por su simple archivo en nuestro Colegio, adquiriendo de esa forma el mismo valor probatorio que los instrumentos públicos (conf. Art. 1034 Cód. Civil).
Mucho se ha discutido en nuestra doctrina y jurisprudencia acerca del alcance que tiene la enumeración establecida por el art. 1035 de nuestro Código Civil, cuanto a determinar si la misma es taxativa o no lo es. Pero el rígido criterio interpretativo original que vedaba superar el vallado de las ejemplificaciones enunciadas por Vélez Sárfield ha sido superado, admitiéndose que la enunciación no merece limitación alguna, aún nuevos casos requerirá un riguroso examen para evitar dar fecha cierta ante la mínima duda.
Ya la Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil ha sostenido que '...el sentido de la normativa es que la enumeración del art. 1035 del Código citado debe entenderse como enunciativa frente a aquellas circunstancias inequívocas que revelan la certeza moral de que el documento adquirió fecha cierta, no obstante que no se subsuma en uno de los supuestos de hecho mencionados en el referido precepto' ('Ricciardi, Raúl cl Chiappeta, María' marz 13-990, ED 141, 345).
Igual criterio sentó la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires al establecer que '...Si la razón de ser de la necesidad de probar la fecha cierta del documento privado frente a terceros estriba en la exigencia axiológica de mantener la incolumidad de la seguridad jurídica evitando el perjuicio de los terceros por la vía del fraude en sus fechas, obvio es que no se atenta contra esa ratio si se admite, juntamente con los supuestos del art. 1035 del Código Civil, la admisión de otros igualmente inequívocos o concluyentes', (SCJB) , 'Seuri García, S.A. cl Recari, José M.s/ Quiebra', LL, 147-157).
Ello es así porque, si nos detenemos en el espíritu de la norma, resulta consecuencia de un análisis lógico y natural de la misma. Tal criterio interpretativo nos llevará a observar que el legislador ha querido crear un sistema que permita dotar a los instrumentos privados de fecha cierta a través de un mecanismo que evite la posibilidad de 'fraudes' en contra de terceros o sucesores singulares mediante la simple facultad de 'antedatar' -por acuerdo entre partes suscribientes- el documento en cuestión.
Este desarrollo conceptual, punto de partida en nuestro análisis, nos lleva a vislumbrar el vasto campo que se abre, entonces, con la creación del Registro de Instrumentos Privados cuyo comentario nos ocupa. Si nos ubicamos en el desarrollo que actualmente el tema ha adquirido en el campo de nuestra jurisprudencia, observaremos que, sea nuestra postura sobre el particular restrictiva o amplia, deberemos forzosamente concluir que aquel instrumento privado que se registre y archive en el Registro creado, adquirirá fecha cierta a partir de tal acto, pues el mismo implica el depósito de un ejemplar en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.
Es decir, la fecha cierta se adquiriría a partir del día de su registro, al constituir en un hecho revelador de que el instrumento no pudo firmarse después de tal acto.
y digo que puede sostenerse esta postura aún si nos abstraemos del rol de abogados y de integrantes de este Colegio Público; postura que, a los ojos de terceros ajenos a nuestra profesión, podría tilderse de ser esgrimida desde una posición 'sectorial e interesada. Una visión 'objetiva' y 'fundada' del tema nos debe llevar necesariamente a concluir que la posibilidad de dotar de fecha cierta a través del nuevo Registro está ínsita en el actual texto del mencionado artículo 1035 de nuestro Código Civil sin necesidad de modificación legislativa alguna.
Recordemos que dicho artículo tiene como fuente al art. 748 del Esboco de Freitas, que fue aún mucho más amplio en su concepción que Vélez. Siendo así; y en el plano de esa 'aparente' postura más rígida asumida por nuestro legislador, se puede afirmar sin hesitar que llegaríamos a igual conlusión.
Así se diría, desde una 'tesis amplia', que nada impide considerar la registración y depósito de un instrumento privado en este nuevo Registro como una nueva forma de dotar de fecha cierta implícita en el mero carácter enunciativo de nuestro articulo 1035. La naturaleza jurídica de nuestro Colegio Público lleva ínsito el concepto de 'seguridad jurídica' que requiere el mecanismo de adquisición de fecha cierta para no perjudicar a terceros, puesto que sería imposible falsear la fecha de registración ante nuestra institución.
Y a igual conclusión se arriba si nos limitamos (en una 'tesis restrictiva') a los ejemplos enunciados por Vélez en el articulo que referimos. Nada impide incluir al Colegio Público de Abogados de la Capital Federal dentro del concepto de derecho administrativo que utilizó Vélez para referirse a 'repartición pública', si para ello recordamos el desarrollo de tal rama del derecho en el siglo pasado y lo comparamos con el desarrollo más amplio alcanzado en la actualidad cuando nace el concepto de persona pública no estatal. Siendo ello así, puede decirse con certeza que el archivo de un instrumento privado ante nuestro Colegio queda englobado dentro del inciso a) del art, 1035 del Código Civil.

En síntesis, creo que este Registro que ha nacido como un servicio más que el Colegio está obligado a brindar al matriculado contribuye también a fortalecer el concepto de seguridad jurídica, hoy tan cuestionado en nuestra sociedad. Esta nueva institución otorga al conjunto de nuestros conciudadanos la posibilidad de instrumentar las reglas que convencionalmente creen para reglar sus relaciones jurídicas dentro de un amplio campo de certeza, que les dará tanto la participación de un abogado en su confección e instrumentación, como también la oponibilidad 'erga omnes' que se logrará al permitirle adquirir fecha cierta por su archivo.

-

Av. Corrientes 1441
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Tel: 4379-8700 (líneas rotativas)